El TSJ de Cataluña envía a juicio a Artur Mas por desobediencia y prevaricación en el 9N

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha acordado enviar a juicio al expresidente catalán Artur Mas y a las exconselleras Irene Rigau y Joana Ortega, por los delitos de desobediencia grave y prevaricación al mantener la consulta del 9N tras su suspensión por el Tribunal Constitucional.

En un auto, el magistrado instructor de la causa, José Francisco Valls, ha dictado el auto de apertura oral del 9N a los tres políticos por dos delitos: desobediencia grave cometido por cargo público y prevaricación administrativa, por los que Mas se enfrenta en calidad de autor, según petición del fiscal, a diez años de inhabilitación, mientras que Rigau y Ortega, como cooperadoras necesarias, a nueve, tal y como pedía la Fiscalía.

De esta forma, descarta -como hizo el Ministerio Fiscal- que los encausados incurrieran en el delito de malversación de caudales públicos, como el que plantea la acusación popular, y que puede comportar penas de cárcel.

Las acusaciones particulares, ejercidas por dos sindicatos policiales y por Manos Limpias, solicitaban seis años de prisión por malversación al considerar que Mas había destinado indebidamente 4,7 millones de euros para la organización de la consulta soberanista.

Las espectaculares imágenes que dejan las tormentas en Catalunya

Las fuertes lluvias caídas durante la tarde-noche de este miércoles en el litoral catalán y que se cobraron la vida de un hombre en Vilassar de Maral que el agua arrastró el coche por la riera han dejado imágenes espectaculares y numerosos destrozos aún por cuantificar. La tormenta batió récords históricos de precipitaciones en la comarca barcelonesa de El Maresme.

Fueron muchos los ciudadanos que registraron con sus teléfonos móviles imágenes de las consecuencias del temporal y posteriormente las colgaron en las redes sociales. Un vecino de Argentona (Maresme) filmaba desde el balcón de casa como la riada, que había hecho desaparecer la calzada, arrastraba varios coches. A pie de calle, otro vecino se la juega intentando evitar que uno de los vehículos que desciende calle abajo con el agua choque con otro que está estacionado.